Este sábado Félix Lozal emprendía viaje a Madrid. Después de varios meses de trabajo había llegado el momento de la verdad.

Todo comenzó allá por el mes de junio cuando recibió el encargo de decorar unas galerias comerciales en Madrid, a las que les gustaba la idea de utilizar el cartón corrugado como material de decoración, siempre y cuando cumpliera con las medidas de seguridad necesarias.

El proyecto era realmente interesante, el espacio que se trabajaría era todo un reto, no se trataba de decorar un escaparate o una tienda, se trataba de crear el ambiente navideño de tres galerías comerciales en tres puntos diferentes de Madrid: Getafe, San Sebastián de los Reyes y Las Rozas. El proyecto consistiría en vestir un total de veintiséis estructuras ya creadas por la empresa de las que sólo os puedo adelantar que son; catorce de 5m de altura, una de 4m de altura, nueve de 3m de altura y dos de 2m de altura.

La parte creativa y visual estaba totalmente en sus manos, confiaron en que los bocetos que presentaría Felix serían de su agrado y satisfactorios, así fue.

Félix continuó con el desarrollo de bocetos, creando prototipos y empezaron a construirse las piezas que vestirían las estructura, os he de confesar que serán sorprendentes, pero como tampoco puedo adelantar nada sobre ellas en este post, os voy a desvelar el secreto que casi me mata de curiosidad ¿como resolvería el traslado de las piezas a Madrid para que no sufrieran ningún deterioro?

¡El Cartón llevaría al Cartón!Nunca hasta este sábado había visto unos embalajes tan grandes y a la vez tan ligeros, era packaging totalmente sostenible y reciclable, fue sorprendente la rapidez con la que cargaron el camión Rolando y Ernesto, incluso yo me permití la osadía de llevar una de las cajas, por cierto el espacio estaba calculado al milímetro, todas las piezas encajaron a las mil maravillas.