Si. Solo eran restos de muebles que un día cumplieron la función para la que se crearon, pero que en el transcurrir del tiempo fueron perdiendo partes y por azar acabaron en un rincón de mi taller.

Imagino que los recogí de la calle o llegaron con algún lote de muebles.

El pie de un perchero Tonet… la base de una mesa Decó… y empece el trabajo de ensamblarlas, vestirlas de piel y algo de marquetería.Este es el resultado unas mesitas sin importancia.